Protesta de Bandera de la clase 1997 del Servicio Nacional Militar

Protesta de Bandera de la clase 1997 del Servicio Nacional Militar

Protesta de Bandera clase 1997 del Servicio Militar Nacional. PRESIDENCIA

Redacción | Pulso Informativo
Fuente: Presidencia

El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, resaltó hoy que “en todo momento y frente a cualquier circunstancia, la actuación de nuestros efectivos militares debe ser en estricto apego a la ley y con invariable respeto a los derechos humanos”.

En la ceremonia en que tomó Protesta de Bandera a la clase 1997 del Servicio Militar Nacional, que se llevó a cabo en el auditorio del Heroico Colegio Militar, el Primer Mandatario refirió que “servir a México desde las filas del Ejército, la Armada o la Fuerza Aérea constituye un gran privilegio y también una enorme responsabilidad. Portar el uniforme de la Patria conlleva el imperativo moral de mantener una conducta intachable; implica el deber de conducirse con total apego a la ley, y trae consigo la obligación de actuar con absoluto respeto a los derechos humanos”.

El Presidente Peña Nieto indicó que “una prueba fehaciente de la integridad y honorabilidad de nuestro Ejército, es que ante faltas graves de algunos de sus integrantes su Alto Mando ofreció una disculpa pública a la sociedad mexicana. Este hecho refleja la cultura en favor de los derechos humanos que hoy prevalece en nuestros institutos armados”.

Señaló: “como Presidente de la República y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, expreso mi más amplio reconocimiento al General Secretario Salvador Cienfuegos y al Almirante Secretario Vidal Francisco Soberón, por una visión y convicción compartida de promover decididamente la protección y defensa de los derechos humanos”.

En el evento, el Titular del Ejecutivo Federal recordó que la Batalla del 5 de mayo de 1862 “demostró al mundo que los mexicanos somos los dueños de nuestro propio destino, y que unidos podemos vencer a cualquier enemigo y superar toda adversidad”.

“A más de siglo y medio de distancia, esta gloriosa hazaña sigue siendo motivo de identidad para los mexicanos. Es una conmemoración que nos hermana dentro y fuera del territorio nacional”, apuntó.

Explicó que en naciones como Estados Unidos y Canadá “se realizan actividades que reúnen a miles de personas para celebrar esta fecha emblemática. Nuestras comunidades en el exterior festejan el orgullo de ser mexicanos, el orgullo por su historia y por sus raíces”.

Aquí en México, añadió, “en esta fecha de profundo significado nacionalista rinden su Protesta de Bandera las mujeres y hombres del Servicio Militar Nacional”.

Integrantes de la clase 1997 del Servicio Militar Nacional. PRESIDENCIA/Imperio Resendiz
Integrantes de la clase 1997 del Servicio Militar Nacional. PRESIDENCIA/Imperio Resendiz

El Primer Mandatario señaló que en esta Administración “estamos decididos a que los soldados y marineros del Servicio Militar Nacional y las mujeres voluntarias contribuyan al fortalecimiento de México, no sólo en época de conflicto sino principalmente en tiempos de paz”.

“Queremos que actúen siempre con apego a los más elevados valores cívicos y, sobre todo, que asuman el papel protagónico que les corresponde a los jóvenes en la transformación de México”, destacó.

El marinero del Servicio Militar Nacional, Gilberto González Cruz, dijo, en nombre de los jóvenes que hoy juraron ante el Lábaro Patrio defender y proteger a la Nación, que “en este juramento ponemos nuestra juventud, ímpetu y coraje para hacer frente a los grandes compromisos que hoy asumimos”.

“Tomaremos como ejemplo la vocación de servicio, así como el honor, el deber, la lealtad y el patriotismo que sustentan el actuar de nuestras Fuerzas Armadas, soldados, pilotos y marinos”, refrendó.

Subrayó que, como parte de su adiestramiento, están siendo instruidos para responder a las necesidades de la sociedad mexicana a través de capacitación en prevención y atención de las adicciones, así como en primeros auxilios “con conocimientos que pudieran ser aplicados durante la implementación del Plan DN-III y Plan Marina, en zonas y casos de emergencia o desastre”.

De esta manera, señaló, se suman a la gran labor que día a día desempeñan las Fuerzas Armadas mexicanas. “Tengamos claro que con trabajo digno, dedicación y esfuerzo, ayudamos a construir un mejor país”, aseveró.

Al Primer Mandatario le manifestó: “como conscriptos del Servicio Militar Nacional le refrendamos el juramento que hemos hecho a nuestro Lábaro Patrio: defender a México a toda costa aún con nuestra propia vida, si fuera necesario”.

No Hay Comentarios

Responder